viernes, 21 de abril de 2017

Tu memoria

A veces recordamos a través de otra memoria que no es la nuestra. Eso me ocurre cuando me cuentas aquella vez que hiciste un viaje en tren. Ibas con tu abuelo Mariano. El trayecto era corto, pero todos los viajes son largos a los ojos de un niño. Y tú lo eras entonces.
No me das detalles y, sin embargo, soy capaz de imaginarlos. Mientras escucho tu voz, me asomo contigo, con vosotros, a esa ventanilla cuyo cristal aún conserva el aliento y las huellas de muchos otros viajeros.
El abuelo Mariano te compró ese día un martillo de caramelo, de esos que se venden en las ferias. Recuerdas su color, ese rojo intenso que anticipaba el sabor a fresa. Nunca antes habías tenido otro igual. Nunca hubo otro igual después.
Me cuentas que un día fuiste en tren con tu abuelo Mariano. No sabías entonces que, pasado el tiempo, yo viajaría con vosotros. A través de tu memoria.

(Dedicado a J.P.)

C.M.SB.

¿?





domingo, 9 de abril de 2017

Pequeños paraísos

Te gusta cada rincón de tu jardín. No es muy grande, pero sí lo suficientemente amplio como para contener el paraíso.

C.M.SB.
Fotografía: C.M.SB.

viernes, 7 de abril de 2017

Palabras para hoy

Todo éxito es el fruto de un momento propicio.

La biblioteca de los libros rechazados
(David Foenkinos)

¿?

miércoles, 5 de abril de 2017

Tan loca

Qué gusto me daría dormir cuando tengo sueño, marcharme sin disgustar a nadie de donde no deseo estar, aburrirme abiertamente o dejar salir sin problema la risa que me va creciendo allá adentro. Qué agradable sería tumbarme a contemplar el techo cuando no me apetece mirar lo que me ponen delante de los ojos. Qué felicidad me daría correr con el viento a favor y sentirme ligera. Qué bien me sentiría si en este mismo instante supiera que alguien está abriendo esta ventana para encontrarse conmigo. Por primera vez o una vez más. En esta primavera, siempre tan loca.

C.M.SB.

¿?



domingo, 2 de abril de 2017

ADIÓS MEMORIA ADIÓS

Quise olvidarte.
Más que eso,
necesité olvidarte.
Lo intenté.
Lo conseguí.
Fue tan intenso el deseo
que me pasé.
En mi cerebro hubo una fuga de neuronas
y ahora tampoco recuerdo otras cosas.
Sólo recuerdo
lo que sufrí el día de mi Primera Comunión
con los zapatos pequeños.
Lo que sufrí,
los tres años de la guerra civil,
lo que sufrí
cuando aprendí a nadar.
Pero no recuerdo lo reciente...
¿Dónde he puesto mis gafas?
¡Qué mala cabeza tengo!
Tengo mal la cabeza,
(es preferible a tener mal el corazón).


(Gloria Fuertes)
Geografía humana y otros poemas.


¿?