sábado, 13 de junio de 2015

(...)

Hay personas que repiten siempre las mismas historias porque creen que ya no tienen ninguna nueva que contar.
Otras que te miran con la boca ligeramente abierta como si estuvieran a punto de contarte la mejor historia del mundo pero no se atrevieran a empezar.
Las hay que cada día te cuentan una historia distinta porque ya no distinguen la mentira de la verdad.
Algunas que, de un hecho mínimo, construyen una historia para recordar.
Hay personas que comparten sus historias y otras que se esfuerzan por guardarlas en un rincón al que es imposible llegar.
Acabo de llegar del Maratón de los Cuentos. Por eso hablo de personas (digo de historias) y de nada más.

C.M.SB.




2 comentarios:

  1. El énfasis en contar historias, es decir ser poeta o rapsoda ; pues hay gente que va a la guerra y cuando lo cuenta parece que se está tomando una caña en el bar y hay otras personas que se toman una caña en el bar y, cuando lo cuentan, parece que han ido a la guerra.

    ResponderEliminar