miércoles, 1 de octubre de 2014

Por partes

Gracias a Madame Fil (Sant Feliu de Guíxols) he descubierto esta obra llena de color e imaginación. Allí he tomado más de un café (delicioso) en los dos últimos veranos. Es un espacio distinto, cálido y lleno de creatividad que recomiendo a los que visiten el lugar. También a los que sean amantes de trabajar con la lana y con todas sus posibilidades que, como muestran las imágenes, son infinitas. Las ideas están ahí, flotando a nuestro alrededor. Sólo es cuestión de atraparlas. 
C.M.SB.




Ana Teresa Barboza

2 comentarios:

  1. Qué chulada, me encanta!

    ResponderEliminar
  2. A mí también me gustó en cuanto lo vi. Gracias por comentar. Un beso.

    ResponderEliminar